CaixaBank

Miles de consumidores, pendientes del Tribunal Supremo por CaixaBank

En los próximos meses el Tribunal Supremo debe pronunciarse sobre si la entidad Caixabank debe responder por la comercialización efectuada en su día por la desaparecida Bankpyme de distintos productos financieros inadecuados a consumidores.

La resolución que dictará el más alto Tribunal puede suponer la devolución de millones de euros a pequeños consumidores o, en cambio, que éstos pierdan todo el dinero invertido en dichos productos por cuanto Bankpime dejó de existir.

En septiembre del 2011, Caixabank adquirió el negocio de Bankpyme, y aquí está la clave del problema al que se ha de enfrentar el Tribunal Supremo: las consecuencias del contrato de compraventa del negocio bancario entre ambas entidades. Es decir, si en dicha adquisición hubo una fusión por absorción en su totalidad (por tanto, Caixabank respondería por la comercialización de los productos tóxicos por parte de Bankpyme a minoristas) o si, simplemente, fue una venta parcial (lo que supondría que Caixabank no sería responsable de la comercialización de dichos productos por parte de Bankpyme).

Esta cuestión está produciendo uno de los casos más flagrantes de inseguridad jurídica que se produce en nuestros días en relación con el derecho bancario, y que tiene como principales víctimas a los particulares inversores minoristas. Tal es la inseguridad jurídica que las Audiencias Provinciales están dictando sentencias en ambos sentidos y por tanto contradictorias, lo que ha obligado al Tribunal Supremo a pronunciarse sobre dicha cuestión y así, por fin, establecer un criterio único sobre este tema: La responsabilidad o no de Caixabank respecto a la venta de productos tóxicos por parte de Bankpyme.

Por tanto, los ahorros de miles de consumidores están pendientes de la resolución que en los próximos meses dictará el Tribunal Supremo.

Por: Manuel Vich