La quiebra del grupo de viajes Thomas Cook deja desamparados a 600.000 turistas por todo el mundo

La quiebra del grupo de viajes Thomas Cook deja desamparados a 600.000 turistas por todo el mundo

Centenares de miles de turistas, la mayoría de nacionalidad británica, se ha encontrado este lunes con la desagradable noticia de que sus vacaciones de ensueño se han convertido en un infierno. Revisar y guardar la documentación contractual y analizar si existe contrato de seguro de viaje es fundamental para hacer frente al problema, aun cuando se prevén situaciones muy difíciles en donde habrá que pagar primero y reclamar después.  

El gran grupo empresarial dedicado a los viajes Thomas Cook no ha podido reunir los 200 millones de libras de refinanciación que precisaba in extremis para su supervivencia, por lo que tras una intensa jornada de reuniones con accionistas y acreedores, se ha anunciado que se cancelan todas sus operaciones, lo cual significa, dramáticamente, que centenares de miles de vuelos, reservas, etc quedan automáticamente resueltos anticipadamente, sin que en la mayoría de ocasiones se hayan prestado los servicios aún cuando los turistas sí que han pagado por ello. 

En España las zonas más afectadas son Canarias y Baleares, seguidas de las costas de la península, muy particularmente la Costa del Sol.

La casuística es muy amplia y hablamos de miles de personas, no todas ellas británicas, pero sí en un gran número, que se verán afectadas por estas cancelaciones una vez empezado sus viajes. Para aliviar esta situación la propia empresa está tratando de gestionar servicios alternativos. En concreto, y para el retorno a Reino Unido, se están buscando otras compañías que puedan ofertar vuelo alternativos, obligando incluso al Gobierno británico a intervenir con la denominada operación “Matterhorn”. 

Desde Red Abafi, y ante la multitud de casos posibles en donde se pueda haber generado un perjuicio, desde la simple perdida de la reserva, a encontrarse atrapado en el extranjero, se recuerda la importancia de conservar la documentación contractual, revisar si se ha contratado un seguro de viaje y contactar con la aseguradora, estar muy atento a la propia página de la empresa, y en el peor de los casos, gestionarse un servicio electivo o una salida alternativa del país guardando todas las facturas, pues, como recuerda Red Abafi, la empresa sigue siendo responsable de todos estos perjuicios y debería haber constituido un fondo o garantía que cubriera esta situación de imposibilidad de operar por insolvencia, todo ello según la vigente Directiva 2015/2302 de 25 de noviembre, en vigor desde julio de 2018.