Derechos de los pasajeros

Derechos de los pasajeros de transporte aéreo

Para todos aquellos que tengáis pensado tomar un avión para disfrutar de vuestras vacaciones, es importante que tengáis en cuenta la siguiente información para el caso de que vuestro vuelo sufriera un retraso de más de tres horas o una cancelación.

Es muy frustrante ver pasar las horas en el aeropuerto porque tu vuelo, no sale. La información de que el vuelo va con retraso, la sueles encontrar en la pantalla, o bien escuchando el mensaje por megafonía. A todos nos ha sucedido alguna vez y si bien, al principio tienes muchas ganas de presentar la reclamación correspondiente, a medida que transcurren las horas y si, finalmente tu avión despega, lo que quieres hacer cuando llegas a tu destino es salir cuanto antes del aeropuerto.

En el aeropuerto, tienes todo el derecho a acercarte al mostrador y hacer todas las preguntas que consideres, así como solicitar un “vale” para poder tomarte un refresco y algo de comer, en función del tiempo de espera.

Si bien, el principal deseo es salir del aeropuerto, esta reclamación la puedes realizar desde cualquier sitio. Sólo necesitas un dispositivo e Internet.

Las propias compañías te facilitan desde sus páginas web un modelo para poder realizar una primera reclamación. Esta reclamación se realiza cumplimentando los datos que te va solicitando el propio formulario. Una vez rellenado, recibirás un correo electrónico en tu bandeja de entrada, con el número de reclamación correspondiente.

Es la propia compañía quién contestará a tu reclamación, pasados unos días, proporcionándote cualquier excusa, para no abonarte la indemnización correspondiente.

Os animo a continuar con el procedimiento pues por sufrir un retraso de más de tres horas en la salida de tu vuelo, así como por sufrir la cancelación del mismo, el pasajero tiene derecho a una compensación de 250€ que la compañía, si puede, evitará abonar al pasajero. Pueden haberse ocasionado otros perjuicios, que sean indemnizables y también serán reclamables.

El Reglamento 261/2004, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero de 2004, por el que se establecen normas comunes sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso de los vuelos en sus artículos 6, 7 y 8 que regulan el retraso, el derecho de compensación y el derecho de reembolso o transporte alternativo, respectivamente, dejan bien claras las obligaciones de la compañía en caso de darse alguno de los supuestos enunciados.

Según la distancia del vuelo y las horas de retraso, el pasajero tendrá derecho a comida y refrescos suficientes, en función del tiempo que sea necesario esperar; alojamiento en un hotel en los casos, en que sea necesario pernoctar una o varias noches, o en que sea necesaria una estancia adicional a la prevista por el pasajero; transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento (hotel u otros).

Además, se ofrecerán a los pasajeros gratuitamente dos llamadas telefónicas, télex o mensajes de fax, o correos electrónicos.

En cuanto a las compensaciones por retraso de más de tres horas, los pasajeros tendrán derecho a 250€ en los vuelos de hasta 1500 km, 400 euros para todos los vuelos intracomunitarios de más de 1500 kilómetros y para todos los demás vuelos de entre 1500 y 3500 kilómetros y de 600 euros para todos los vuelos no comprendidos en los dos anteriores.

La compensación se abonará en metálico, por transferencia bancaria electrónica, transferencia bancaria, cheque o, previo acuerdo firmado por el pasajero, bonos de viaje u otros servicios.

En cuanto al reembolso, el reembolso se llevará a cabo en los siete días siguientes, del mismo modo que el abono de la compensación.
En cuanto al transporte alternativo, la conducción hasta el destino final en condiciones de transporte comparables, lo más rápidamente posible, o la conducción hasta el destino final, en condiciones de transporte comparables, en una fecha posterior que convenga al pasajero, en función de los asientos disponibles.

Ahora que conoces tus derechos como pasajero, ejercítalos si es necesario.

Por: Cristina Muntañola