Juzgados especializados en cláusulas abusivas

No se ha cumplido un año de la creación de los Juzgados especializados en cláusulas abusivas y muchos ya están colapsados

Los 54 Juzgados especializados en cláusulas abusivas creados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)  no son suficientes para el conocimiento de todos los litigios que surgen por la inclusión de cláusulas abusivas en préstamos hipotecarios.

En virtud del acuerdo aprobado por la Comisión Permanente del CGPJ en fecha 25 de mayo de 2017, a partir del 1 de junio de ese mismo año, todas las demandas en las que se ejercitara una acción de nulidad de cláusulas abusivas en préstamo con garantía hipotecaria, deberían interponerse ante los Juzgados especializados creados “ad hoc”.

En concreto, el acuerdo aprobado por la Comisión Permanente del CGPJ acordaba que dichos Juzgados conocerían “de los litigios relacionados con las condiciones generales incluidas en los contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias cuyo prestatario sea una persona física”. Es decir, todos aquellos procedimientos que traigan causa en alguna cláusula (condición general de la contratación) que venga predispuesta en un contrato de préstamo con garantía hipotecaria.

Un total de 54 Juzgados en toda España, uno por provincia en la península y uno en cada una de las principales islas de los archipiélagos canario y balear, asumirían el conocimiento de este tipo de procedimientos; sin embargo, esos 54 Juzgados han resultado insuficientes dado el alto volumen de expedientes.

Si ponemos un ejemplo, de los tres Juzgados que se han creado en la Comunidad Valenciana -el JPI 5 para Alicante, el JPI 6 para Castellón y el JPI 25 para Valencia- el que sufre mayor estancamiento es el de Valencia. Durante las primeras semanas de funcionamiento, llegó a recibir hasta 148 demandas diarias. Y en la primera semana de septiembre de 2017, recibió 441 demandas.

Valencia es sólo un ejemplo de los muchos otros Juzgados que también están sufriendo el aluvión diario de este tipo de demandas.

La conclusión es que la creación de los Juzgados especializados ha resultado un fracaso, sin embargo, sus creadores hacen “oídos sordos” permitiendo el estancamiento de este tipo de procedimientos. Una vez más, ganan los bancos.

Por: Javier Gómez Boluda